Mejora la fertilidad con la alimentación

La alimentación es uno de los factores clave a la hora de concebir, tanto de manera natural como en un tratamiento de reproducción asistida. 

 

tupper para la playa

Los estudios dicen que en los últimos años la infertilidad en España ha aumentado y que una de las causas principales es la adopción de malos hábitos alimentarios.

Los hábitos alimentarios afectan directamente en las hormonas relacionadas con la fertilidad y por otra parte, el peso también se ha visto que es un factor clave, siendo tanto desaconsejado el sobrepeso como el
bajo peso para concebir.

En las mujeres la grasa corporal es necesaria y unos valores muy bajos puede comprometer el funcionamiento de las hormonas encargadas de regular la ovulación pudiendo incluso llegar a la amenorrea
y por lo tanto a la falta de ovulación. Pero un exceso de grasa también puede causar ciclos menstruales irregulares y obstaculizar la ovulación. Y esto no solo es importante para las mujeres, en el caso de los hombres también el sobrepeso y la obesidad con unos niveles altos de insulina asociados puede reducir los niveles de testosterona influyendo
en la producción de esperma.

Por lo tanto, el primer paso será en caso de que haya obesidad o bajo peso adoptar unos hábitos saludables con cantidades acordes para la actividad física con la ayuda de una dietista/nutricionista.
Si hay alguna enfermedad o situación específica, como endometriosis, Síndrome de ovarios poliquísticos (SOP) o amenorrea hipotalámica funcional deberán ser abordadas de forma especial en consulta.

¿pero por qué afecta tanto la nutrición en nuestras hormonas?
La nutrición del folículo influye en la calidad del mismo, y las vitaminas y minerales que ingerimos influyen también en el estado de los órganos que participan en la formación de estos folículos.
¿Y cuáles son los nutrientes más importantes en la fertilidad entonces? Lo veremos en la siguiente entrega de este post. 

¿Qué es la histaminosis?

¿Qué es la histaminosis?

¿Tienes síntomas como migrañas, eccemas, picores, sinusitis y no sabes por qué? Tal vez sea histaminosis, sigue leyendo…

leer más